16 de marzo de 2017

NO SE DEBERÍA PERMITIR A LOS CHIMPANCÉS CONDUCIR AUTOBUSES

     
     Elsa (nombre ficticio) una niña de 5 años estaba harta de que nadie la escuchara y un día decidió que los únicos que podrían solucionar su situación eran Sus Majestades de Oriente y les pidió lo único que quería “Queridos Reyes Magos, quiero ser una niña. En realidad ya lo soy, pero nadie me entiende”. Este es un caso más de los que  afectan a más de 25 millones de personas transgénero  en todo el mundo. Como siempre es el enorme desconocimiento de la sociedad lo que lleva a que estos niños y niñas sufran. En los casos de disforia de género, niñ@s de tres años quieren cortarse el pene por el enorme rechazo que sienten hacia los genitales con los que han nacido. No nos confundamos esto no es un problema de niños y niñas, los niños y niñas aceptan con total naturalidad la diferencia, ellos no insultan o agreden a sus compañeros o compañeras trans por un impulso propio, es un problema de adultos que les comen la cabeza con argumentos trasnochados.

     No hay que confundir la identidad de género con la orientación sexual, una niña puede nacer con pene y cuando llegue su definición sexual ser lesbiana. El género es la sensación interna que tiene una persona de saberse hombre o mujer y esto se produce en el cerebro no en los órganos sexuales con los que puedas nacer, los hombres y las mujeres tenemos cerebros distintos, sí, ya sé que no es políticamente correcto, pero es cierto. Hasta ahora las personas transgénero  se han enfrentado a una situación de exclusión legal y social, esto incrementa los riesgos para su salud. Hasta el 60% sufre depresión y el rechazo social y familiar, esto favorece que tengan comportamientos de riesgo en el entorno laboral, como la prostitución que aumenta un 50% el riesgo de contraer VIH, esto ocurre por la dificultad que han tenido tradicionalmente para acceder a un trabajo de los llamados “normales”. Luego está la violencia que sufren, que en una enorme cantidad es mortal. Entre 2008 y 2016 se registraron 2.115 asesinatos de personas transgénero en todo el mundo y es probable que fuesen más aunque no se documentasen. Lo que ya me parece el colmo es que la Organización Mundial de la Salud en pleno siglo 21 siga teniendo en su manual de diagnóstico para las personas transgénero en el apartado de trastornos mentales.

    Para entrar en el colegio, sacar un abono transporte, el carnet de la biblioteca, cualquier gestión administrativa, viajar a otros países, necesitas presentar tu documentación y ahí siguen los problemas. “Cuando voy a recoger un paquete a correos, se cuestiona si el pasaporte es mío. Cuando intento subir a un autobús, el conductor a menudo me acusa de que no es mi tarjeta de transporte, que es la de una mujer” cuenta un joven transgénero de 20 años en  Finlandia. Diariamente personas transgénero en toda la Unión Europea se exponen a la discriminación y a la violación de sus derechos fundamentales simplemente porque su apariencia no coincide con sus documentos de identidad. En 1.992, el Tribunal Europeo de Derechos humanos reconoce por primera vez que cuando un Estado impide el cambio de género en la documentación de las personas transgénero se viola la Convención Europea de Derechos Humanos, y estamos en el 2.017 y seguimos igual.

   Esta sociedad sigue estigmatizando lo diferente por desconocimiento y sobre todo por miedo, miedo a que las tesis cavernarias en las que fundamentan sus doctrinas sobre el funcionamiento del mundo les caigan sobre la cabeza y les aplaste, miedo a que el sistema de  valores en los que basan toda una cultura, se resquebraje. No se dan  cuenta de lo estupendo que es que no todo sea gris, sino que hay una multitud de colores distintos, que además, si los mezclas dan otros colores maravillosos.

     Espero que a los memos del autobús no les de  por pedir lobotomizaciones generales, pero claro hay que comprenderles, los pobres tienen un problema, dentro de su cuerpo de homo sapiens tienen un cerebro de chimpancé, que está un pelín por debajo en la escala de la evolución, si solo un pelín no os hagáis ilusiones.


   Al que le interese el tema le sugiero que vea un documental titulado El sexo sentido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Aparecerá dentro de poco publicado