17 de enero de 2018

GRACIAS ESTHER

      La Comunidad de Madrid no paga a las ONG la subvención del IRPF que está obligada a pagar y no se saben cuándo se van a dignar. Para el contribuyente esto quiere decir que la casilla que marcaron en su declaración de la renta para destinar el 0,7 para las ONG, pensando que los organismos pertinentes se iban a encargar de distribuir este dinero, no se está gestionando según sus deseos. Para los usuarios de estas asociaciones es un verdadero drama. Aquí tenéis un enlace a la nota de prensa de la Plataforma del tercer sector que explica muy clarito como están las cosas. 

      Las Asociaciones tienen unos presupuestos anuales para realizar los distintos servicios para ayudar a las personas en riesgo de exclusión social y si sobra algo se devuelve, vamos que no tienen un duro porque nadie trabaja en esto para hacerse millonario. Estas son asociaciones sin ánimo de lucro, pero de verdad. 

     La Asociación Realidades lleva 25 años prestando servicio a los ciudadanos en riesgo de exclusión de esta ciudad. Esta asociación está formada exclusivamente por profesionales del sector que cada fin de mes cobran su sueldo porque ellos también tienen la mala costumbre de comer todos los días, necesitan una vivienda, luz, gas, teléfono y, de vez en cuando, tomarse unas cañitas con los amigos.

     Hoy cuando he acudido a la cita con mi psicóloga me entero de que la han despedido, no hay dinero. Si esto llega a pasar hace dos años ahora mismo tendría un enorme ataque de desesperación. Cuando una llega a según qué situación a la que no sabes muy bien cómo has llegado, que te agarrota el cerebro haciéndote perder tu identidad y tu autoestima, necesitas ayuda para volver a encontrarte y poderte enfrentar a la vida como cualquier ciudadano/a. Yo hace tiempo que recuperé la capacidad para vivir por mi cuenta como cualquier hijo de vecino de esta ciudad que no tiene un duro, vamos como casi todo el mundo. Realidades me facilitó el acceso al REMI (yo no sabía que existía), me proporcionó asesoramiento laboral (cumplo 60 este año, así que por mucho entusiasmo que le pongan ya sabéis como va esto). Durante dos años fui usuaria del servicio de vivienda y me proporcionaron la asistencia psicológica que necesitaba para salir del agujero. Todo esto me alejó de cualquier posibilidad que pudiera existir de que yo cayera en cualquier tipo de exclusión, porque aparte de no tener un duro, situación que por desgracia está muy normalizada, yo no me siento excluida de nada.

     Creo que Realidades va a intentar guardar el tipo, aunque sea con servicios mínimos, pero yo me pregunto ¿Qué va a pasar ahora con los usuarios para los que estos servicios son vitales para salir del pozo? ¿Qué va a pasar con las viviendas, con las ayudas para medicamentos, con el centro de día de Coslada, con la ayuda de los servicios de empleo? Y no hablo del blog porque si se vieran obligados a suprimir esta actividad, yo seguiría desde mi casa. Vamos que no los pienso dejar tirados. Que si hay que ir a gritar a alguien yo grito mucho.

     Y como dicen que es de bien nacidos ser agradecidos, desde aquí mis más profundas gracias a Esther. Sin tu ayuda yo no sería una señora tan estupenda.
    
    


11 de enero de 2018

LA PALABRA DEL AÑO

     
     Terminamos el año con las nuevas incorporaciones al diccionario de la Real Academia de la lengua. Hay de todo como en botica yo me he quedado con las que me han llamado la atención por distintos motivos. Desde las que deberían llevar años incluidas, hasta algunos anglicismos que me parecen innecesarios, además de las divertidas.

ACOSO. Referido al acoso escolar ¿De verdad que esta acepción no estaba incluida? No me lo puedo creer.
APOROFOBIA. De esta palabra y de lo guay que somos todos hablaremos después.
ATACHE.  Venga ya, vamos a institucionalizar el pijerio  esta palabra es francesa e inglesa. Maletín de toda la vida

BOCAS. Como bocazas. Ja, ja, ja. Está bien que la hayan incluido lleva tropecientos millones de años utilizándose en ese sentido.
BUENISMO.  Palabra que en los últimos tiempos está muy de moda, sobre todo en sentido despectivo. El problema es cuando se confunde con tolerancia.
CHAKRA. Me imagino al núcleo duro de los académicos tirándose de los pelos por tener  que incluir este término propio de gurus y perroflautas.

CHICANO.  En pleno siglo XXI, que esté afroamericano y no esté chicano, que es  una persona de origen mexicano, me parece una vergüenza.
CHUSMEAR. Esta la he escogido porque mola mucho, chusmear. Me encanta.

CLIC Y CLICAR. Palabra muy onomatopéyica. Me parece que ya iba  siendo hora de incluir términos informáticos, con sentido.

COMADREAR. Madre mía lo que les ha costado. Argentina, Bolivia, Chile, El Salvador, Honduras, México, Paraguay, República Dominicana, Uruguay, que mientras no se demuestre lo contrario hablan en español, la utilizan desde siempre. Y  aquí lo del comadreo  esta a la orden del día.  

CONTAINER.  Señores, contenedor y punto.

CRACKER. Por supuesto, era necesario pero no es un pirata. Es un destructor y muchas veces un terrorista.

DEPORTIVIDAD. Me estáis diciendo que el concepto de “ajustado a normas de corrección y respeto propias del deporte” no estaba incluido. Así nos va.
FAIR PLAY. Juego limpio. Sin palabras, no estaba deportividad y ahora me meten este puñetero anglicismo.

HACKER. Esta ampliación era necesaria. Hay dos tipos de piratas, los sombreros negros y los sombreros blancos, y esta última acepción es la de los sombreros blancos.

HALAL.  Comida preparada bajo los preceptos del Corán.
HUMUS. Esta buenísimo.
KOSHER. Comida preparada bajo los preceptos del Judaísmo.
Mi comentario va para las tres, en una sociedad que se pretende multicultural hace siglos que estas palabras deberían de haber estado incluidas en el diccionario, pero ya se sabe más vale tarde que nunca.

LATINO Y LATINOAMERICANO. A que no os lo podéis creer, pues no estaban, ninguna de las dos, de verdad que no. Pero a qué puñetas se dedican estos académicos.
NOTA. “El nota” Ja, ja, ja.
PASADA. Señores académicos llegan tarde. Esta palabra la utilizo yo que tengo más años que la maleta de la Piquer. Esta pasada de moda.
PATÉTICO. Con esta nueva acepción de la palabra, han hecho ustedes muy felices a las niñatas y niñatos que antes no sabían lo que decían, principalmente a los fans de Gran hermano y Mujeres Hombres y Viceversa.
POSTUREO. Viva Instagram.
POSVERDAD. Mi palabra preferida, creo que es la que mejor representa los tiempos en que vivimos.
TAPER. Vale, acepto pulpo como animal de compañía. El termino en español seria largo e impreciso.
VALLENATO. Por supuesto, no iba a estar solo su compañero el reguetón. Una palabra más para añadir a las camisetas. Sí, esas.

     Aquí va un enlace para que echéis un vistazo todas las palabras que se han incluido este año, hay cosas muy curiosas.


     Y ahora vamos a hablar de ella, de la palabra del año, APOROFOBIA. Palabra cuyo significado, es uno de los más deleznables de nuestro diccionario. Es importante poner nombre a las cosas para hacerlas visibles. Hay que reconocer que en este caso los académicos han estado rápidos, la palabra aparte de su interés lingüístico, designa una realidad social arraigada y muy antigua a la vez que invisible.

     Los académicos se vuelven rápidos, el Senado pide que se incluya como agravante en el código penal, la eligen palabra del año ¿Postureo? Me temo que sí, insisto en que la pobreza está de moda, así que aprovechemos el tirón que esto se olvida en dos días.