18 de noviembre de 2020

La madre de Joseph

 Suele traernos la historia, al menos desde los griegos en adelante, una visión del heroísmo que intenta acercar ciertos valores al estatus de semi dios, aun reconociendo que sabemos también de algunas heroínas convengamos que la heroicidad en su versión más clásica suele transitar componentes íntimamente ligados a lo testicular, es muy clara, en nuestra cultura, la interpretación de que ser valiente pasa indefectiblemente por tener cojones, y eso pasa a ser un parámetro de medición a la hora de construir dogmas,

Una mujer africana, nacida en quien sabe que mísera aldea, o en algún embarrado suburbio de quien sabe que ciudad sumergida en la pobreza más extrema, decide, pese a toda su ignorancia acerca de cómo funciona el mundo, sacrificar su propia vida para entregársela sin límite alguno a su hijo de seis meses que aun alimenta con lo más profundo de su esencia,

Kilómetros y kilómetros a pie, todas las dificultades y obstáculos a su paso, violaciones y vejaciones en cada curva del camino, escaso descanso en el anochecer, soportando todas las miserias, entregando todas sus fuerzas a los brazos que cargan con algo que le importa más que su propia existencia, la vida de Joseph, con un único e inquebrantable deseo, llegar hasta el mar para desde allí transitar el último paso hacia su más íntimo deseo, poner a su hijo a salvo de los horrores que ella ha debido soportar desde siempre,

La patera era más una guillotina flotante que una embarcación, hizo aguas y cayeron ambos al mar, cuando llego el Open Arms la rescataron a ella y a Joseph, el niño estaba aún vivo cuando los rescataron aunque con parada respiratoria, no se pudo hacer lo necesario para poder reanimarlo y Joseph murió ante el llanto de esta madre a quien la crueldad humana arrebató mucho más que su propia vida,

Suelen ser vanagloriados los héroes por entregar hasta su propia vida, esta mujer ha entregado mucho más ya que a lo largo de su existencia llorara esa ausencia,


Durruti


Super héroe

 Todo se reduce en una buena alimentación, para poder estar en forma, de cuerpo y de mente, no demente e informe corporalmente.

La buena razón de estar bien y poder tener superpoderes es, tener buenas relaciones con las personas en general, no con las personas negativas que pueden interferir en tus sentimientos, lo que reduce los poderes adquiridos durante toda una experiencia de vida adquirida por el tiempo, y pone en peligro la responsabilidad y saca a flor la violencia que uno lleva dentro. Ya que todos somos personas y no reaccionamos igual en cada momento de la vida.

Pediría a las personas que estén leyendo este mensaje, que se pongan manos a la obra y luchen por la dignidad y sobre todo hacer ejercicio suficiente, para estar en la vida y poder compartir todo lo aprendido, para eso es superpoderes.

Cuando uno comparte las cualidades adquiridas se tiene la sensación de bienestar y a la misma vez se tiene la convicción de aumentar todos los superpoderes que uno posee, aunque no lo parezca.

Así que adelante y no pensar en malos rollos, aúpa, que todo en el campo no es orégano, salud, todo se puede conseguir con esfuerzo y tesón.

Saludos a todos y buena armonía que es la mejor manera de tener poderes es más superpoderes.  




Si fuera un súper héroe me llamaría doctor Bacterio

 Me gustaría tener el poder de poner de acuerdo a totos los mandatarios del mundo para que  llegaran a un acuerdo para tener un mundo mejor como es el planeta en el que vivimos y en estos momentos conseguir una vacuna para esta pandemia. 

EL SUPERPODER

       Mi poder que me gustaría pero que es imposible aunque se lucha por ello sin resultados óptimos es el de que esta pandemia que estamos sufriendo actualmente se acabara de una vez por todas con la fabricación de un medicamento que acabara con él para siempre y no volviera a atacarnos más.

       LA SUPERVACUNA DE LA TOÑI ANTIBACTERIANA.

13 de noviembre de 2020

Ayuda a las madres que están en centros de acogida

Las madres que ganan poco dinero, alrededor de unos ochocientos euros, deberian de ser ayudadas. Deberían de dar una oportunidad a las madres que están separadas de sus hijos en centros de acogida, para que pudieran vivir juntos. E igualmente habría que hacer que pudieran trabajar pero también seguir estudiando y terminar la educación secundaria, para poder acceder a otros empleos en el futuro.

Personas sin hogar durante el confinamiento

Las personas sin hogar son las más vulnerables en estos momentos de pandemia. Deberíamos poner el foco sobre estas personas para que durante el confinamiento estén en las mejores condiciones posibles. Para ello deberíamos tomar medidas tales como acogerlas en polideportivos u otros espacios, contratar personal cualificado como psicólogos, sanitarios etc... No tenemos que olvidarnos de los voluntarios que pueden realizar un buen trabajo de apoyo para estas personas sin hogar.