23 de febrero de 2017

EL CRETINO DEL 99%

   
     El otro día, leí un comentario a un artículo, la verdad es que no me acuerdo de cual porque últimamente sufro el síndrome del exceso de información, pero me acuerdo de un cretino lleno de odio machista, que contestaba con un montón de majaderías inexactas y falsas, pero hubo una que me llamo la atención,  y era que el porcentaje de hombres sin hogar era del 99%.   
   
     
     En primer lugar hay que dejar claro que sinhogar no es sintecho , sinhogar son personas sin vivienda, personas en viviendas inseguras, personas en viviendas inadecuadas.  En los actuales informes sobre sinhogarismo en la sociedad las mujeres prácticamente no existen, es un sinhogarismo encubierto. Los estudios recientes se han realizado bajo una perspectiva básicamente masculina. Las mujeres antes de pernoctar a la intemperie consideran otras formas de protección: familiares que no tienen ni medios ni espacio para alojarte, mantener relaciones de pareja insatisfactorias, cambiar compañía o cuidado por alojamiento, o recurrir a  personas conocidas en mayor o menor grado que tengan un sofá disponible donde puedas estar un tiempo, esto muchas veces te lleva a hacer un recorrido por las viviendas de todo aquel que conozcas y en este recorrido uno acaba perdiendo a la familia a los amigos y a los conocidos.

     
     Las mujeres víctimas de violencia de género que no tienen donde ir, muchas veces ni siquiera denuncian porque no saben donde se van a poder quedar. El acceso al empleo en una enorme cantidad de mujeres en riesgo de exclusión es una utopía, El modelo sobre el que se asienta el acceso a los derechos sociales restringe el acceso a los mismos a aquellas personas que no se incluyen en el mercado de trabajo de la economía formal. La falta de acceso a la formación que históricamente se ha practicado en este país con las mujeres, el empleo en la economía sumergida que la mayoría de las veces es la única opción que queda, lo cual te imposibilita la posibilidad de recibir ninguna pensión, y luego está la edad a partir de los 50 te puedes dar con un canto en los dientes que por mucho que digan no encuentras ningún trabajo.

      
     Mujeres de 70 ó 80 años que malviven con ridículas pensiones en pisos inadecuados con escaleras y sin ascensor y por supuesto sin calefacción. Las mujeres se han adaptado a la precariedad laboral, a lo peor del mercado laboral, dedicándose a ocupaciones poco reconocidas y sin contrato, trabajos domésticos, cuidado de personas dependientes o la prostitución  que no es precisamente lo más idóneo pero permite subsistir.
     
     Luego está el estigma asociado al sinhogarismo femenino que es mucho mas acervado que el masculino. La falta de hogar por parte de las mujeres se considera una transgresión a los roles de género tradicionales. Y luego eso que parece que no puede existir y es que una mujer mayor de 50 no tenga hijos, ni familia ni nadie a quien recurrir, ni sofá donde acomodarse. Esto es una falacia producto de esta sociedad patriarcal que no sabe qué hacer con la realidad de lo que está ocurriendo, este supuesto no puede existir por lo tanto no existe. 

     La realidad en porcentajes del sinhogarismo femenino es de un 50% y en algunos apartados un poquito más. El sinhogarismo femenino esta encubierto, tapado, escondido o lo que os dé la gana porque en esta sociedad patriarcal esto es un estigma que en si mismo ataca los cimientos de esta cultura obsoleta que prefiere esconder la realidad debajo de la alfombra antes que reconocer que sus preceptos están obsoletos y no se adaptan a la realidad actual. 


    

    

     






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Aparecerá dentro de poco publicado