20 de abril de 2022

Ivan el Terrible

 IVAN.-  ¡Todo se ha cumplido! La muerte ha llegado a mis manos. La sangre de mi hijo, de mi sucesor, corre por mis manos. Solo Dios me comprende y ahora hace que sacrifique a mi vástago por el bien de mi imperio. ¡Rusia, mi amada Rusia, el imperio que conquistará el mundo! Solo mi gran corazón y mi valor podrán ayudar a todos mis súbditos, a mi pueblo, dar de comer a todos los niños, ancianos y los campesinos de este vasto imperio. ¡He asesinado a mi hijo! El que hubiese continuado mí legado ahora yace en mis brazos sin vida, como un muñeco... Pero yo, anciano, ya debo seguir en el trono, no puede haber nadie más. Dios ha guiado mi mano para sacrificar a mi hijo, como Abraham estuvo a punto de hacer con el suyo. ¿Querrá el Señor que sea inmortal para llevar a cabo todo lo que que Rusia se merece? Rusia tendrá un gran futuro conmigo, siempre conmigo, hasta el final de los días. ¡Perdóname hijo!---¡ Perdona pueblo mío! ¡Mis ojos son el Futuro...!    

Luis Castilla.



2 comentarios:

¡Gracias por tu comentario! Aparecerá dentro de poco publicado